Imagen Aleatorias ARQUITECTURA: €œExtensión orientada que da cabida, a los actos y oficios humanos, para que estos esplandezcan como en fiesta. /Fabio Cruz.

jueves, marzo 10, 2005

Siento una pena

Hoy siento una pena.

Se ha interrumpido una relación fructífera que se había mantenido constante durante 15 años entre el mundo académico de la Universidad y yo.

Todo comenzó en 1990 cuando entré a estudiar a la Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica de Valparaíso. Y se mantuvo en 1997 durante la realización de un Magíster en la Católica de Santiago. Es más, continuó hasta el 2004 con la realización de investigación primero, y luego la docencia, como Profesor Instructor de la Escuela de la UC, en el curso de Introducción a la Arquitectura, de Alejandro Crispiani.
Un tiempo, como dije, constante, fructífero, bello y motivador. Era todo aquello que conmocionaba mi espíritu.
Y sin embargo, hoy se ha interrumpido, dejándome en un estado de desorientación.

Siempre había mantenido una doble actividad. Desarrollaba el trabajo profesional a la par que participaba del mundo académico. Nunca había tenido ningún problema. Y jamás me habían hecho alguna crítica u objeción. Siempre había cumplido a satisfacción en ambos campos.

Pero hoy se ha interrumpido.

Ya he contado que en enero comencé a trabajar en la obra del Centro de Justicia de Santiago. Mi cargo es de asistente del Supervisor de Arquitectura, en la Asesoría a la Inspección Fiscal del Ministerio de Obras Públicas. Cuando fui contratado, mis empleadores (consorcio ARA INGENDESA) me comentaron que no tenían ningún problema en que yo mantuviera mi cargo de Instructor en la Escuela de Arquitectura, mientras repusiera el tiempo que ocupará en ello (2 horas a la semana).
El Ingeniero Residente, máxima autoridad coordinadora de la asesoría perteneciente al consorcio, me dijo que no tenía ningún problema con mis actividades académicas. De hecho, ya existían dos casos anteriores de empleados que llevaban actividades docentes paralelas a las profesionales.
En la Universidad contaban conmigo. Me habían ratificado en el cargo, luego del tradicional concurso anual de postulación al cargo.
Yo, me encontraba como siempre, dispuesto.

Y sin embargo, era necesario la aprobación de la Inspección Fiscal, representante del ministerio, en la supervisión de las obras del nuevo edificio de justicia.

Y fue aquí que... se produjo una “tenaz oposición” a la posibilidad de que yo continuara con mi actividad académica en la Universidad, paralelamente a mi contrato como asistente en la obra.

Esta falta de comprensión, de una persona casi desconocida para mi, y con quien no tengo contacto, me dejó desolado. Bajo el extraño argumento de que “puesto que ya habían dos casos docentes, no podía darse un tercero”. Su palabra terminante me dejó en una encrucijada, en la que tuve que optar por la necesidad, más que por satisfacción.
La posibilidad de presentar personalmente mi caso, no pareció viable. La fama que le precedía, además de un sentimiento mío de constante inestabilidad e inquietud en este trabajo, ahuyentaron cualquier idea de apelar a una reconsideración.

Es por esto, que siento una pena.

5 Comentarios:

At 12/3/05 3:29 p. m., Blogger Piotr! escribió...

Estimado, te entiendo completamente, pues también me muevo entre los dos mundos, como Ingeniero Civil Informático en el mundo profesional y como profesor en dos universidades (USACH, UTFSM) mientras realizo mis estudios de doctorado.

Es duro que cuando quieres ser un aporte mezclando estos dos mundos tan artificialmente separados y que debería estar íntimamente unidos en proyectos e investigación, la cosa no avance como uno quiere y choques contra una muralla sorda varias veces.


En fin fuerza amigo, y no pierdas tu perfil académico!


un abrazo


Piotr

 
At 12/3/05 4:54 p. m., Blogger Andrés Moya escribió...

Y en los ratos libres... eres compositor.

Gracias por tus palabras...
saludos

 
At 12/3/05 11:16 p. m., Blogger Francotirador escribió...

Andrés, siento mucho lo que cuentas. El poco trabajo docente (no decente, ojo) que he desempeñado en mi vida me ha regalado muchas satisfacciones, así que imagino cómo debe haberte afectado una decisión tan injusta.

Sé que eres bueno en lo que haces y esto no cerrará tu veta académica. En última instancia tómalo con la filosofía de quienes se llevan el queso: cada cambio acarrea nuevas oportunidades.

Fuerza y sigue adelante :)

Saludos,
El Francotirador.

 
At 13/3/05 7:18 a. m., Blogger Andrés Moya escribió...

Gracias por tus palabras Cristian. Bien venido a mi blog. Siempre leo el tuyo.

 
At 17/3/05 10:31 a. m., Blogger Susana Aparicio escribió...

Vaya, lo siento!
Lo que no entiendo es qué importa que fueses el tercer caso... hay lógicas que se me escapan...

Espero que estes mejor.

 

Publicar un comentario

--Lee acá las condiciones de uso--

<< Home