Imagen Aleatorias ARQUITECTURA: €œExtensión orientada que da cabida, a los actos y oficios humanos, para que estos esplandezcan como en fiesta. /Fabio Cruz.

sábado, agosto 20, 2005

La Arquitectura Experimental de Manuel Casanueva Carrasco.

MANUEL LUIS CASANUEVA CARRASCO



Nace el 29 de junio de 1943.
En 1962 entra a estudiar Arquitectura en la Universidad Católica de Valparaíso. En 1970 obtiene el título de arquitecto y en 1984 es nombrado profesor titular de su escuela de Arquitectura.
En 1967 participa en la fundación de la Cooperativa Amereida Ltda. y de la Ciudad Abierta de Ritoque.
Ha desarrollado obras en la Ciudad Abierta y en múltiples travesías desde 1979.
Forma el curso de Cultura del Cuerpo, organizando actividades deportivas y lúdicas además de torneos ínter escuelas. Cierra esa etapa con la patente en EEUU del invento del Windroller o “Eolo”.
Ha sido profesor invitado en varias escuelas. En la Universidad Finis Térrae, en la Pontificia Universidad Católica de Chile, en la Universidad Oceánica, en la Universidad de Talca.
En 1991 desarrolla la Tesis del Arquitecto Orfebre (proyecto Fondecyt), base teórica del proyecto Fondecyt de la Hospedería del Errante de 1995.
En el año 2000 es invitado a montar una exposición sobre Amereida en la Universidad de Harvard.
Se entrevista con Álvaro Siza en el 2001, y con Clorindo Testa en el 2003.
Tiene publicaciones en la revista ARQ de la PUCCH, en ARQ de Cambridge, Spazio e Societá de Milán, AV de Madrid, CA de Chile y otras.
En enero del 2004 expone en el MAC y publica su libro "De los Campos de Abstracción y los Elementos Técno-Arquitectónicos para una Arquitectura Experimental", editado por la Universidad Finis Terrae.

(Fuentes: Base de datos Conicyt. Y libro "de los Campos de Abstracción y los Elementos Técno-Arquitectónicos para una Arquitectura Experimental").

Leer más...




Torneos deportivos en Ritoque.


Obra de travesía en Antofagasta.


Victoria de Samotracia. Icono de la Tesis del Arquitecto Orfebre


Planta Hospedería del Errante 1998.


Exposición en el MAC. Enero 2004


Exposición en el MAC. Enero 2004


Exposición en el MAC. Enero 2004



Una característica de mi escuela, es el no rendir “pleitesía” a los arquitectos del medio local, o de aquellos de “moda” en el medio internacional. Es decir, no se realizan trabajos sobre ellos. Ni sobre sus vidas, ni sobre sus obras.

Fiel a esto, escribir algo sobre el arquitecto y académico Manuel Casanueva Carrasco, corresponde un ejercicio de reflexión sobre la formación de uno mismo, más que un tipo de homenaje. Ya que aunque mi contacto con él ha sido más breve y formal de lo que hubiera querido (principalmente como su alumno, en el taller de 5º año), este representó, la práctica más entusiasta, radical e intensa que me ha tocado vivir en el campo de este oficio.

Fue hace casi diez años, que en una mañana, nos reunimos en una pequeña sala, un grupo de 25 alumnos que iniciábamos el primer semestre de ese taller de 5º año. Era un taller formado especialmente por Manuel, para iniciar el proyecto Fondecyt que había recientemente ganado y al que conocimos someramente como la “remodelación de la Hospedería del Errante”.
Así, mientras nos organizábamos para los trabajos de demolición de la antigua hospedería, en una primera etapa del taller, Manuel comenzó a transmitirnos los principios teóricos de la “Tesis del Arquitecto Orfebre”. Donde nos mostró como “Arte y Técnica” podían volver a estar hermanados. Y que no es indispensable la alta tecnología, para ser innovadores en la técnica.
Ya no más el cubo, como recurso plástico, si no “lo cúbico”, dictaminó. Y bajó esa orden, empezamos a ejercitar en un “Curso del Espacio”, sus planteamientos formales sobre los “impactos e impresiones cúbicas” para “cuerpos fuselados”. Maquetts y trabajos plásticos que fueron aproximaciones proyectuales, a lo que serían las diferentes partes de la “Hospedería del Errante”.
Y una vez que habíamos adquirido la base, que la habíamos asimilado, nos enfrentó a la obra. A construir en escala 1:1, con nuestras propias manos, aquellas palabras, aquellas imágenes, aquellas frágiles maquetts que habíamos armado y desarmado tantas veces, bajo su atenta mirada.
Fue agotador. Fue extenuante.
Pero también emocionante.

Para mí, el haber participado en ese taller, significó no solo que cambiara la forma de mirar a mi propia escuela, si no también, mi percepción sobre la Arquitectura misma.
He quedado marcado por aquella experiencia hasta el día de hoy, haciéndome calibrar la contingencia diaria, incluso las acciones más comunes, desde la perspectiva de “lo moderno”, que para Manuel Casanueva, no parece algo consagrado, sino algo en un “constante estado de experimentación”.

Artículos relacionados: La Arquitectura Bioclimática como Arquitectura Experimental.

La Hospedería del Errante (1995-1999)
Ciudad Abierta de Ritoque. V Región, Chile


Deflector aerodinámico, Hospedería del Errante.


Fachada norte (1996).


Imagen: Juan Purcell.


Flanco Noreste.


Imagen: Juan Purcell.


Acceso.


Vitreaux.


Vitreaux.


Estructura Taller de obra.

Etiquetas:

2 Comentarios:

At 22/8/05 5:40 p. m., Blogger la petite genie escribió...

Definitivamente hay profesores que dejan huella en uno cuando es estudiante……yo tuve la suerte de tener unos muy buenos (al menos ese es mi parecer)……..pero tb es una pena ver que arquitectos de renombre hacen docencia solo por completar currículum y no por transmitir su amor por la arquitectura…..
Que estés bien.
Chau

 
At 12/5/06 6:29 p. m., Anonymous Anónimo escribió...

En un principio me parecía todo muy complejo, pero cuando uno logra adentrarse en su proyecto y llegar al entendimiento de la finalidad de su constante búsqueda resulta que todo comienza a tener sentido: desde la villa radiante, la ciudad de Petra, "juego de niños", hasta la hospedería del errante, que antes de habitarla no lograba dilucidar su magnitud.
Es increíble y me siento muy afortunada de tenerlo como maestro.
una alumna de su taller
m.j.s.s

 

Publicar un comentario

--Lee acá las condiciones de uso--

<< Home